LA MIRADA DE MAGDA LABARGA

Publicado: marzo 24, 2017 en Uncategorized

Emocionada, feliz y sin palabras

MILHOJAS

Llegó, nos miró y nos fascinó.  Magda Labarga ha visitado nuestra biblioteca y nos ha ofrecido su mirada y su voz para enseñarnos el mundo de una manera distinta.  Ha venido a contarnos historias para culminar nuestro proyecto de visibilización de las mujeres, Sin ellas la historia no está completa, y a través de sus palabras hemos vislumbrado claramente a una de ellas: Galante Ash, que siendo una mujer, como hombre se fue a la guerra, y con mirada y recuerdos de mujer regresó para ser olvidada, y solo una balada, tarareada -casi susurrada- por Magda, nos la recuerda.

A partir de hoy, una voz y una mirada -cálidas y transparentes-, las de la contadora Magda Labarga, se quedan impregnadas en los libros y las paredes de nuestra biblioteca.

(Agradecemos a Magda que nos haya permitido plasmar su imagen y sus palabras en este vídeo.)

Ver la entrada original

Mirad qué hermosura de vídeo nos ha hecho Diego. ¿A que dan ganas de participar?

Un artículo para pensar en muchas cosas: la ciudad que queremos, lo que se puede o no hacer, cambios necesarios, modelos de vida, ciudades para caminar, la ciudad como lugar para vivir…

Pontevedra se ha convertido en modelo internacional, y su alcalde en una autoridad en diseño urbano

a través de La ciudad donde el peatón es el rey — ciudaddocumento

Durante noviembre y diciembre del año pasado estuve en residencia artística en Donostia. Invitada por DSS2016, San Sebastián Ciudad Europea de la Cultura, trabajé con Lorea Igartua en el proyecto KontuKontanitz. Había estado en la ciudad en junio, realizando el taller Break a leg!, donde conocí a Lorea. Entre unas cosas y otras, seis semanas en Donostia, cerca del mar. Un lujo.

Este mes he presentado la memoria de la residencia artística. Será por eso que me han venido a la memoria muchas cosas que hice en esos días: conversar y pasear con Lorea, correr por la playa, ver exposiciones, recoger hojas secas, mojarme bajo la lluvia, visitar a personas que no conocía, ver un ensayo de danza, leer un libro de Leila Guerriero, ir a dos bibliotecas (la del C.C. Okendo y la Koldo Mitxelena,-maravillosa-), mirar el mar, ver a gente surfeando… Mi trabajo era escuchar y mirar. Sumergirme. Acercarme. Hacerlo con la esperanza de que algo pasara y tener, entonces, algo que contar. Y sucedió “Ella siempre hace lo que quiere”, un poema y dos relatos, que cuentan acerca de flores y sus deseos, acerca de viajar, crecer y sobre todo, acerca de bailar -que es la pasión de Lorea-.

Este mapa (que voy a mejorar próximamente) es un resumen de esos días. Hay trabajos que son un regalo.

mapa Donostia 001.jpg

Publicado: enero 12, 2017 en Uncategorized

feliz 2017 003.jpg

Aunque sea con un poco de retraso…

Cáscaras vacías

Publicado: octubre 28, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:,

cascarasvacias_foto1_marcosgpuntocascarasvacias_foto2_marcosgpunto

Un castillo, un autobús azul que atraviesa el bosque, niñas y niños abandonados por sus padres, malos poderosos, caminos que fueron de irás y no volverás… con estos ingredientes se hacen los cuentos tradicionales …y sin embargo, sucedió. Hubo una vez. Por desgracia, hubo una vez y otra y otra.

En junio de 2015 Laila Ripoll y yo presentamos al Centro Dramático Nacional un proyecto. Desde que en noviembre de ese año se confirmó que se estrenaría a principios de la temporada siguiente (ésta en la que estamos) hasta el miércoles pasado, 26 de octubre de 2016, he estado sumergida en “Cáscaras vacías”. Que es como decir que he estado sumergida en el horror y la belleza. La historia que contamos transcurre en uno de esos períodos en los que los seres humanos parece que decidimos demostrar todo el mal del que somos capaces. El período de preparación y documentación del trabajo fue duro, fue el momento del horror. La belleza apareció después, cuando comenzaron los ensayos y el trabajo con nuestros intérpretes. Creo que todavía estoy demasiado cerca de todo esto de lo que hablo para poder contarlo y pensar y decir cosas que sean algo más que lugares comunes. Pero hay un pensamiento, una certeza, que se me ha impuesto en los ensayos y que sigue ahí, insistente: el arte no tiene que por qué servir para nada, pero si tiene que servir para algo está bien que sirva para hacerse cargo de la extraordinaria variedad del mundo. En medio de todo el dolor del que hablamos, surge como un prodigio esa belleza que solo la imperfección, la diferencia, la extraordinaria variedad del mundo puede producir.