Posts etiquetados ‘contar cuentos’

Alas

Publicado: mayo 18, 2017 en Uncategorized
Etiquetas:,

Cuando 50 peques de 3 y 4 años se ponen en pie para enseñarte modos de volar, vuelas. Vuelo en esas alas que me dan. Hay funciones así. Estoy en Zaragoza y llueve. La lluvia en primavera me gusta. Sales a la calle y te mojas, claro, pero no hace frío y me parece hermoso mirar cómo caen y resbalan las gotas sobre la ciudad. Cuando llueve, a veces, me da por pensar cosas. Y pienso en las funciones en las que vuelo y en las alas que me da la belleza que hay en el mundo.

abril

Publicado: abril 28, 2017 en Uncategorized
Etiquetas:,

Este mes siempre es andariego, va una, o sea, voy yo, de aquí para allá en medio de la primavera con los cuentos en la boca prestos a recorrer los caminos del aire que les conduzcan a oídos extraños. Cosas del día del libro. Y yo, agradecida a ese día, y a todos los otros en los que puedo contar, que siempre, o casi siempre, es una celebración. Y la verdad es que abril comenzó bien en “Contar con Agüimes” Festival Internacional de Narración Oral donde me encontré con personas a las que quiero y admiro. Hice un taller y una función, y fue bonito.
Además, gracias a Ana Sebastián, de la Biblioteca Municipal, y su equipo, estuve en diferentes centros educativos de San Sebastián de los Reyes. Fue un gustazo. Llevo conmigo una libretita, un diario de funciones en el que anoto lo que cuento y algunas impresiones de la función. Esta semana del Libro anoté mucho, los niños y las niñas me regalaron una escucha deliciosa, besos, abrazos y maravillosas intervenciones. Transcribo aquí dos:
En mi versión de El Caballero Sapo, un cuento tibetano, digo un verso de e.e. cummings: “Llevo tu corazón, lo llevo en mi corazón”. Estoy contando a peques de 3 y 4 años, digo “Llevo tu corazón, lo llevo…” y escucho una voz pequeñita que se cuela en el verso y dice “en el mío”.
Abro y cierro las funciones cantando. La letra de la canción dice “¿Qué vine a hacer a este mundo? A quién le podría preguntar”. Yeray, de cuatro años, levanta la mano, yo le digo asombrada “¿sabes qué he venido a hacer a este mundo?” y contesta, segurísimo, “A jugar”. Y tiene toda la razón.

El lunes que viene es el último día (al menos por ahora) de un trabajo fértil y hermoso, con el que aprendo y disfruto. Lo comparto con Cristina Verbena y esto ya es un lujo. Vino de la mano de Ignasi Potrony y trajo consigo todo un aprendizaje sobre la manera de acercarse a las historias de tradición oral y de contarlas. Estoy hablando de “Tantos cuentos, tantos mundos”.

Contar, hablar y jugar con relatos de diferentes culturas, eso he hecho en CaixaForum Zaragoza en estos días. Y allí, gracias a los relatos, los coloquios y los juegos, los niños y niñas participantes me han informado de que los cuentos vienen de la boca y también de los sueños. Me han dado el final de una secuencia de gestos (era tan evidente, que una se pregunta ¿cómo no se me ocurrió a mí?, pero no, se le ocurrió a la niña de cuatro años, Julia, que tenía justo al lado). He descubierto que adoran a una viejita japonesa que ríe y que los niños y las niñas de 4 años se llevan los cuentos en los ojos, en las manos, en los pies, en las orejas y en las cejas. Me han hecho pensar que si un cuento se puede guardar en la nevera, (uno de ellos tenía la certeza de que era el sitio adecuado), tal vez signifique que los relatos alimentan, son comida. Resumo: aprendo un montón.

Y porque aprendo, sé que este trabajo y las propuestas de Ignasi son algo más que una invitación a internarse en el bosque de la tradición oral. Estoy dando los primeros pasos en él y, si miro hacia atrás, veo todavía el camino posible para salir por donde he venido, pero la aventura me espera un poco más allá, en ese lugar en el corazón del bosque a donde todavía no he llegado.

 

Mi oficio es hablar con extraños. Cuando viajo a otro país esto se hace más evidente y aparecen nuevas palabras y expresiones, algunas se quedan para siempre. He viajado a Costa Rica gracias a la invitación de Juan Madrigal y ha sido un gustazo. La Fiesta Internacional de Cuenteros que se celebra en Alajuela hace honor a su nombre, es una auténtica fiesta. Me han hecho trabajar poco y me han llevado a pasear muchísimo, he probado sabores nuevos y disfrutado del mimo de la organización, he gozado de la amabilidad de ticos y ticas, he visto guacamayos, tucanes, colibrís, me he bañado en un transparente y tranquilo Pacífico… Me he traído café, estas estupendas fotos de la función de “Hablar con extraños” en el Auditorio del Museo Juan Santamaría (solo una muestra del estupendo trabajo de José Pablo Molina Sibaja), una caricatura de Nano y una expresión que me encanta: Pura vida, con la que se saluda, se responde el saludo, se alegra una en Costa Rica.

crítica inmediata

Publicado: septiembre 8, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:,

el 26 de agosto en Alcalá de Henares, tras una función al aire libre, (cortesía de Carmen y Manuel de Légolas):

– Me han gustado mucho tus cuentos, me dice un niño serio.

-Y el de las piedras, le digo, ¿te ha parecido una tontería o no?

-Bueno, un poco tontería sí. Las piedras no hablan, me informa.

Y desde su punto de vista tiene toda la razón.

acaba marzo

Publicado: marzo 31, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

 

En la puerta del Centro de las Artes de Laguna de Duero

En la puerta del Centro de las Artes de Laguna de Duero

El jueves pasado hicimos nuestras dos últimas funciones en Teatralia 2014. Fueron en campaña escolar, muy bonitas, sobre todo la primera. Regresamos felices a casa desde Serranillos del Valle. Cuánto movimiento este mes. Exposiciones, teatro, almendros, paseos, mar, un curso, regalos… Marzo ha sido de lujo y Teatralia tiene que ver con ello.

Este domingo 30 estuvimos en Laguna de Duero. Fue una de las funciones más bellas que hemos hecho hasta ahora. Hubo personas sordas en el público y tengo la sensación de que eso pone nuestro trabajo en su justa dimensión. Mano a mano tiene que ver con la inclusión, con la importancia de compartir experiencias vitales y estéticas. Cuando hay público oyente y público sordo en la sala sucede lo que tiene que suceder: hacemos algo juntos y lo disfrutamos. En cualquier caso, fue un placer.

Descanso por unos días de Mano a mano. Acaba marzo. Esta semana me esperan abril y Cuenta Cuarenta ¡tengo muchas ganas!