Posts etiquetados ‘Artespacio Plot Point’

Plot Point

Publicado: febrero 9, 2013 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Imagen

Durante los martes de enero y estos dos primeros fines de semana de febrero, mis historias han tenido un cobijo, yo he tenido un lugar desde donde viajar en la nave, la más ligera, hecha de palabras -parafraseo a Cunqueiro, claro-. La experiencia de estos fines de semana ha sido más estimulante para mí que la de los martes por una cosa esencial: ha ido más público a verme. Más allá de vanidades (que las hay, claro) mi trabajo, este oficio de contar historias que me apasiona, sólo tiene sentido si tengo interlocutores, si hay personas que me miran y me escuchan, que quieren viajar conmigo en esa nave de palabras que mencioné antes.

Los rostros. Esos rostros que me miran y a los que miro, a los que hablo, son los que dan sentido a mi presencia sobre el escenario. Son los que me provocan emociones que trato de devolver. Son los que convierten en experiencia personal algunas funciones. En la distancia que hay entre sus cuerpos y el mío pasan cosas. Esa distancia se puebla. No sé decirlo de otro modo ahora.

Me quedan dos funciones aun, las de hoy y mañana. Ojalá no suspenda. Pero ya he vivido alguno de esos momentos únicos, irrepetibles, que me hacen sentir afortunada por hacer lo que hago, por vivir de este oficio antiguo, andariego, marginal: el oficio de contar.

Las fotos me las hizo en la sala Cristina Verbena.

Imagen

El martes 8 de enero conté “Un pedazo de mundo” en Artespacio Plot Point (C/ Ercilla, 29). Fueron solo tres personas pero hice la función. El próximo martes, más. Y así, (pero con más gente, espero) todos los martes de enero. 

Hoy he disfrutado de una función colectiva de cuentos en “El Sol de York”, una sala de teatro recién inaugurada (C/ Arapiles, 16). Público familiar para disfrutar del trabajo de Mercedes Carrión, Susana Moreno y Eugenia Manzanera, que estuvo estupenda. Esta noche a las 21 horas contaremos Victoria Gullón, Héctor Urién, Marissa Amado y yo. Ojalá haya al menos tanto público como esta mañana. Y ojalá salga una función tan bonita. 

Estamos en marcha, haciéndole un hueco a nuestro oficio en la cartelera de espectáculos de nuestra ciudad, entrando en salas de teatro. Trabajando, haciendo lo que sabemos hacer. La cosa está mal, sí, pero como diría Galileo “Eppur si muove”. 

Hay que moverse. Resistir. Arriesgarse. Mantener viva la alegría. Seguir ofreciendo con nuestro trabajo refugio frente a las adversidades. El refugio que ofrecemos también nos cobija. Es uno de los privilegios de nuestro oficio inestable.

Y en eso estamos.