Posts etiquetados ‘Bibliotecas’

Disfrutar

Publicado: febrero 11, 2018 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Esta semana, además de 6fc9862253ec9312fa9c3e64aaa27582--water-photography-henri-cartier-bressonmi cita de cada miércoles con Nilo en los talleres de ruido y ciudad del CA2M, he tenido tres funciones de cuentos en mi ciudad. Las semanas así son un placer grande. Voy a trabajar en metro, y si me apetece, regreso caminando. He disfrutado cada función, pero si me tengo que quedar con una (lo cual es una tontería, ¿por qué tendría que hacerlo? y sin embargo, lo voy a hacer), me quedo con la del viernes en la Biblioteca José Luis Sampedro. Mientras contaba una niña y un niño se durmieron, vi caras de asombro en algunos rostros adultos, me fue a ver un amigo, una niña se me abrazó en cuanto dejaron de sonar los aplausos, una mamá me dijo orgullosa que su hija se llamaba como la protagonista de uno de los cuentos que conté, una niña que llegó tarde se enfadó con su padre y le hizo prometer que volverían a la biblioteca a escuchar cuentos, otra me hizo meter una zanahoria en un cuento y precisamente esa zanahoria me dio una idea para jugar dentro del relato… Pasaron muchas cosas. Tantas, que cuando acabé no podía ir al cine, como había planeado. Decidí regresar a casa dando un paseo, en el que encontré una moneda de un céntimo en la acera. Estaba de subidón. Saltaba y saltaba, aunque nadie lo viera, aunque por fuera no se notara. La foto es de Henri Cartier-Bresson.

Anuncios

en Las Rozas

Publicado: febrero 9, 2014 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

Mis primeras funciones de este 2014 han sido en Las Rozas. Un placer siempre. Bibliotecas que son casas amigas, donde conozco a bibliotecarias y bibliotecarios, conozco las ventajas e inconvenientes de cada espacio… Mi favorita de las tres que hay (Las Rozas, Las Matas y León Tolstoi), es la de Las Rozas. Cada vez cuento feliz de estar ahí. Este viernes pasado volvió a suceder. Me cambio de ropa, como siempre, en la salita llena de fotos de escritores. Desde la pared Colette me mira cambiarme evaluando con cierta ironía lo que me pongo. Yo decido que le gusta. Y salgo a contar. Como siempre, hay un poquito de ruido de fondo, niñas y niños muy pequeños que se mueven y hablan, se acomodan, padres y madres que les dicen cosas… Siento, a pesar de ese ruido, la atención del público sobre mí. Mantenerla es algo físico. Y poco a poco, la atención del público y yo vamos moviéndonos, jugando, aparecen los silencios intensos junto con los momentos de caos provocado por mí que, uf, puedo reconducir. Llego al último cuento. Quiero arriesgarme, siento que puedo hacerlo. Aviso que es una historia larga y comienzo “Molly Whuppie y el gigante de dos caras”, en mi versión, Molly Alboroto. Y sucede la maravilla. Silencio absoluto. Veo bocas abiertas. Acabo con un subidón enorme. No puedo borrar la sonrisa de mi cara, qué le vamos a hacer. Estos son los momentos en los que siento que me dedico al oficio más generoso del mundo, que me da más de lo que yo doy. Estoy literalmente rebosante de alegría, algo borracha de placer. Hay vinos peleones, ásperos, suaves, delicados, redondos, complejos… Entre el público y yo elaboramos en cada ocasión el vino que bebemos. El de la función de Las Rozas parecía peleón, pero resultó ser complejo, lleno de matices, redondito. Un vino del que da gusto beber un poco de más.