Posts etiquetados ‘contar historias’

Ensayamos

Publicado: julio 12, 2012 en Uncategorized
Etiquetas:, , ,

“Es cierto que cualquier creencia gana infinitamente en cuanto otra alma da a creer en ella”

Esta cita de Novalis que abre “Lord Jim”, de Conrad, me ha servido para leer “Selva”, para entenderla, para comenzar a descifrar este texto sugerente y complejo. Y para mirar a Silvia, la narradora.

¿Por qué contamos? ¿Por qué esa necesidad, a veces urgente, imperiosa, de narrar un acotencimiento, una historia? El arte nos ofrece compañía, y la compañía se convierte en refugio. Nos apretamos unos contra otros y sintiendo el calor de otros cuerpos apaciguamos el miedo y la incertidumbre.

Una mujer cuenta. Busca quien quiera escuchar su historia. Necesita interlocutores que con su escucha y su mirada atenta le digan: existes. Si además alguien cree en ella, entonces una partecita del mundo tiene sentido y la locura se aleja, como los fantasmas de los sueños cuando despertamos y encendemos la luz.

Ensayamos, quiero saber más sobre esta mujer que habla.

“quería saber… y todavía sigo sin saber nada” nos dice Conrad.

Anuncios

Contar lo que se ha visto

Publicado: abril 30, 2012 en Uncategorized
Etiquetas:, ,

“-¿Ha visto? -preguntó.

Asentí, sin hablar.

Eso fue todo.

-Ahora, entonces -dijo-, puede irse y contar lo que ha visto.”

                                           Ricardo Piglia, El último lector

Eso es todo. De eso va contar historias. De ver y hablar. Ver y oir y tocar y sentir, vivir en suma, y contar eso que se vive. Piglia, en el magnífico prólogo del que proviene la cita habla de una moneda griega hundida en el lecho de un río que representa lo que se ha perdido, de una ciudad diminuta que trata de hacer visible lo invisible, de mapas… Acaba diciendo “lo que podemos imaginar siempre existe, en otra escala, en otro tiempo, nítido y lejano, igual que en un sueño.”

Lo que imaginamos siempre existe, y lo que contamos. Lo que hablamos construye en cierta medida la realidad. Hay que hablar, sí. Hablar para que el mundo exista. Como el personaje de Jean-Claude Carriere que cuenta cara al océano. Definimos la realidad con las palabras. Si no hablamos de algo, ese algo no existe, nos dicen los medios de comunicación. Así que hay que hablar para que exista aquello de lo que se habla poco. Para que ocupe espacio. Sí, hay que hablar, me digo. Es mi oficio. Soy una mujer que habla. Pero ¿qué decir?